La especialización es la clave del éxito

Especializado exclusivamente en Derecho Laboral para empresas y trabajadores

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

Extinción del contrato por impago del salario

Una consulta recurrente en los despachos de abogados laboralistas y más cuando se atraviesan tiempos de crisis, es la de qué puede hacer el trabajador cuando la empresa ha dejado de abonarle su nómina.

¿Qué puede hacer el trabajador?

Ante este incumplimiento, puede solicitar la extinción indemnizada de su contrato, como si de un despido improcedente se tratase, con la indemnización que correspondería a un despido improcedente, conforme señala el artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores.

¿Dónde se encuentra la regulación?

Se recoge en el artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores, que señala:

  1. Serán causas justas para que el trabajador pueda solicitar la extinción del contrato:
    1. Las modificaciones sustanciales en las condiciones de trabajo llevadas a cabo sin respetar lo previsto en el artículo 41 y que redunden en menoscabo de la dignidad del trabajador.
    2. La falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado.
    3. Cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones por parte del empresario, salvo los supuestos de fuerza mayor, así como la negativa del mismo a reintegrar al trabajador en sus anteriores condiciones de trabajo en los supuestos previstos en los artículos 40 y 41, cuando una sentencia judicial haya declarado los mismos injustificados.
  2. En tales casos, el trabajador tendrá derecho a las indemnizaciones señaladas para el despido improcedente.

Para que esta causa se dé ¿qué requisitos son necesarios?

Los impagos han de tener suficiente gravedad, no vale cualquier impago, por tanto. Siendo necesarios impagos superiores a tres nóminas, dependiendo de cada caso concreto, adoptándose la resolución por impago de dos nóminas y dos pagas extras, por ejemplo, en algunas resoluciones judiciales.

A pesar de que no me pagan ¿debo seguir trabajando?

Uno de los problemas de esta extinción, es que, mientras presentas la demanda y solicitas al juzgado la resolución del contrato, debes continuar prestando servicios en la empresa, eso sí, salvo muy excepcionales circunstancias.

En extinciones del artículo 50, se han pronunciado diversas sentencias del Tribunal Supremo, señalándose que, en los procesos en los que se ejercite la acción de extinción del contrato de trabajo a instancia del trabajador con fundamento en el artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores en aquellos casos en los que se justifique que la conducta empresarial perjudica la dignidad o la integridad física o moral de trabajador, pueda comportar una posible vulneración de sus demás derechos fundamentales o libertades públicas o posibles consecuencias de tal gravedad que pudieran hacer inexigible la continuidad de la prestación en su forma anterior, podrá acordarse, a instancia del demandante, alguna de las medidas cautelares contempladas en la Ley de la Jurisdicción Social.

¿Cuáles son esas medidas?

Lo que dice la Ley reguladora de la jurisdicción social en el artículo 180.4 es lo siguiente:

“Cuando la demanda se refiera a protección frente al acoso, así como en los procesos seguidos a instancia de la trabajadora víctima de la violencia de género para el ejercicio de los derechos que le sean reconocidos en tal situación, podrán solicitarse, además, la suspensión de la relación o la exoneración de prestación de servicios, el traslado de puesto o de centro de trabajo, la reordenación o reducción del tiempo de trabajo y cuantas otras tiendan a preservar la efectividad de la sentencia que pudiera dictarse, incluidas, en su caso, aquéllas que pudieran afectar al presunto acosador o vulnerador de los derechos o libertades objeto de la tutela pretendida, en cuyo supuesto deberá ser oído éste”.

Pero parece que este no sea el supuesto que tratamos, pues nosotros hablamos de impago de salarios, no de un supuesto de acoso o violencia de género, que también pueden tratarse por la vía del artículo 50 del Estatuto.

Y ¿qué pasa en caso de impago de salarios?

Se añade en la sentencia del Tribunal Supremo de 15 de septiembre de 2016, que se permite, entre otras cosas, la introducción de una mayor flexibilidad, en supuestos determinados, «de forma que no se obligue al trabajador a mantener unas condiciones de trabajo que, aunque no sean contrarias a su dignidad o a su integridad, pueden implicar un grave perjuicio patrimonial o una pérdida de opciones profesionales«.

Es decir, es en casos extremos y graves en los que se permite no acudir al trabajo mientras se solicita la extinción del contrato por la vía del artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores, por impagos, pero solicitando como medida cautelar al juez esa dispensa de acudir al puesto de trabajo, no de “motu propio”, por parte del trabajador, para no asumir riesgos innecesarios.

En resumen

Si la empresa no te abona el salario y te adeuda varias nóminas, debes consultar con un abogado laboralista, pues puedes extinguir tu contrato de trabajo, con la misma indemnización que si de un despido improcedente se tratase, pudiendo reclamar las cantidades que te deben en la misma demanda de extinción, pero deberás continuar prestando servicios, salvo que solicites al juzgado que te exonere de la obligación de trabajar, para no correr riesgos nada deseables, y el juzgado lo apruebe.

Espero haber aclarado dudas al respecto, y si necesitas un abogado laboralista en Madrid para resolver estas u otras dudas, contacta conmigo y estudiaré tu situación para ofrecerte la mejor solución legal a aplicar.

Deja un comentario

      He leido el Aviso legal y acepto la Política de privacidad *

Sus datos personales serán tratados por SANTIAGO SATUÉ GONZÁLEZ como responsable de la web www.santiagosatue.com La finalidad es gestionar el alta a esta suscripción. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos enviando un email a santiagosatue@icam.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es) Puedes consultar la información adicional y detallada en nuestro aviso legal y política de privacidad

Usamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio y para obtener datos estadísticos. Más información en nuestra Política de Cookies   
Privacidad