La especialización es la clave del éxito

Especializado exclusivamente en Derecho Laboral para empresas y trabajadores

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

Trabajo a distancia, la nueva regulación – Abogado Laboralista en Madrid

Con motivo del coronavirus llegó el teletrabajo de manera generalizada y con visos de quedarse, por lo que se precisaba de una regulación del mismo, y desde el 13/10/2020, el Real Decreto 28/20 de 22 de septiembre 2020 regula el trabajo a distancia con lo que tenemos una nueva regulación mediante Real Decreto.

Para empezar, se distinguen dos conceptos:

1. Trabajo a distancia

Que se refiere a la realización de la actividad laboral conforme a la cual, esta se presta en el domicilio del trabajador o en el lugar elegido por este, durante toda su jornada o parte de ella, con carácter regular.

Se entiende como trabajo a distancia regular el que se presta, en un periodo de referencia de tres meses, un mínimo del 30% de la jornada o el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de trabajo.

2. Teletrabajo

Es el trabajo a distancia que se lleva a cabo mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación.

Como trabajador a distancia tienes la opción de elegir libremente el lugar desde donde se trabaja (tu casa o cualquier otro lugar), durante todas las jornadas laborales, de manera no ocasional y sin encontrarte bajo la vigilancia del empresario. En el trabajo a distancia la realización de la actividad se mide en base a los objetivos cumplidos y no a las horas dedicadas.

En cambio, el trabajo a distancia es una forma de organización del trabajo o de realización de la actividad conforme a la cual se presta en el domicilio del trabajador (o en un lugar elegido por este) durante toda su jornada o parte de ella, con carácter regular, por lo que la presencialidad no sería posible.

Cuestiones clave

  • El teletrabajo es voluntario y es reversible, tanto para el trabajador como para el empresario y siempre se ha de pactar por escrito.
  • La empresa tiene la obligación de compensar los gastos del trabajador a distancia.
  • Se debe continuar registrando la jornada de manera fiable -volveremos a estudiar que es fiable-.
  • Si el trabajador no se adapta a esta forma de trabajo, dicha falta de adaptación no puede ser causa de despido
  • Se contempla y refuerza el derecho a la desconexión
  • La empresa deberá facilitar los medios, herramientas y equipos al trabajador para realizar sus funciones.
  • Se garantiza el derecho a la flexibilización del horario.
  • El trabajo a distancia se considera regular cuando alcance como mínimo el 30% de la jornada en un periodo de referencia de 3 meses.

¿Cómo consigo trabajar a distancia?

Pues la mejor forma es pactarlo; en caso de que sea imposible, en mi opinión podrías pedirlo conforme al artículo 34.8 ET, mediante una solicitud primero y demanda si te lo deniegan, pero no creo que sea tu idea.

Ese artículo establece:

“Las personas trabajadoras tienen derecho a solicitar las adaptaciones de la duración y distribución de la jornada de trabajo, en la ordenación del tiempo de trabajo y en la forma de prestación, incluida la prestación de su trabajo a distancia, para hacer efectivo su derecho a la conciliación de la vida familiar y laboral. Dichas adaptaciones deberán ser razonables y proporcionadas en relación con las necesidades de la persona trabajadora y con las necesidades organizativas o productivas de la empresa.

En el caso de que tengan hijos o hijas, las personas trabajadoras tienen derecho a efectuar dicha solicitud hasta que los hijos o hijas cumplan doce años.

En la negociación colectiva se pactarán los términos de su ejercicio, que se acomodarán a criterios y sistemas que garanticen la ausencia de discriminación, tanto directa como indirecta, entre personas trabajadoras de uno y otro sexo. En su ausencia, la empresa, ante la solicitud de adaptación de jornada, abrirá un proceso de negociación con la persona trabajadora durante un periodo máximo de treinta días.

Finalizado el mismo, la empresa, por escrito, comunicará la aceptación de la petición, planteará una propuesta alternativa que posibilite las necesidades de conciliación de la persona trabajadora o bien manifestará la negativa a su ejercicio. En este último caso, se indicarán las razones objetivas en las que se sustenta la decisión.

La persona trabajadora tendrá derecho a solicitar el regreso a su jornada o modalidad contractual anterior una vez concluido el periodo acordado o cuando el cambio de las circunstancias así lo justifique, aun cuando no hubiese transcurrido el periodo previsto.

Lo dispuesto en los párrafos anteriores se entiende, en todo caso, sin perjuicio de los permisos a los que tenga derecho la persona trabajadora de acuerdo con lo establecido en el artículo 37.

Las discrepancias surgidas entre la dirección de la empresa y la persona trabajadora serán resueltas por la jurisdicción social a través del procedimiento establecido en el artículo 139 de la Ley 36/2011, de 10 de octubre, Reguladora de la Jurisdicción Social”.

La nueva regulación establece una serie de medidas para evitar supuestos de discriminación:

Los trabajadores que desempeñan trabajo a distancia no pueden sufrir perjuicio alguno ni modificación en sus condiciones pactadas, especialmente en materia de tiempo de trabajo o de retribución, por las dificultades, técnicas no imputables al trabajador, que se pudieran producir, teniendo los mismos derechos que las personas trabajadoras presenciales en materia de conciliación y corresponsabilidad.

Por su parte, las empresas están obligadas a evitar cualquier discriminación, directa o indirecta, particularmente por razón de sexo, y están obligadas a tener en cuenta a las personas teletrabajadoras o trabajadoras a distancia y sus características laborales en el diagnóstico, implementación, aplicación, seguimiento y evaluación de medidas y planes de igualdad.

También el empresario deberá tener en cuenta las particularidades del trabajo a distancia, en la adopción y aplicación de medidas contra el acoso sexual, acoso por razón de sexo, acoso por causa discriminatoria y acoso laboral.

En nuestro despacho contamos con amplia experiencia en esta materia en concreto, y en derecho laboral en general; si necesitas ayuda de un abogado laboralista en Madrid, ya seas empresa o trabajador, en temas de despido, excedencias, reclamaciones de cantidad, Seguridad Social etc., contacta conmigo y estudiaré tu situación para ofrecerte la mejor solución legal a aplicar.

Deja un comentario

      He leido el Aviso legal y acepto la Política de privacidad *

Sus datos personales serán tratados por SANTIAGO SATUÉ GONZÁLEZ como responsable de la web www.santiagosatue.com La finalidad es gestionar el alta a esta suscripción. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos enviando un email a santiagosatue@icam.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es) Puedes consultar la información adicional y detallada en nuestro aviso legal y política de privacidad

Usamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio y para obtener datos estadísticos. Más información en nuestra Política de Cookies   
Privacidad