La especialización es la clave del éxito

Especializado exclusivamente en Derecho Laboral para empresas y trabajadores

despido cautelar
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

¿Qué es el despido ad cautelam o despido cautelar?

De entrada, todos damos por hecho que un empresario puede despedir a sus trabajadores por cualquier causa legal que se lo permita. Sin embargo, muchos desconocen que existen circunstancias bajo las que el empleador puede articular dos despidos, incluso cuando el empleado ya hubiera sido despedido, siempre que conociera nuevos hechos que justifiquen esta decisión.

Por supuesto, no es tan frecuente que se den estas situaciones, pero tampoco son extrañas. Justamente allí es donde entra en juego el despido ad cautelam o despido cautelar, una figura sobre la que advierten los abogados laboralistas, porque no son pocos los que desconocen este recurso legal.

El “despido ad cautelam” o “despido cautelar” se define como aquel que se realiza después de un primer despido, a partir de una serie de de los que la empresa tuvo conocimiento tras concluir la relación entre ambos, cuyos efectos no son firmes todavía. Normalmente, estos despidos se llevan a cabo mientras el anterior está en instancias legales.

Lo habitual es que el empresario presente el despido ad cautelam o despido cautelar antes de que el Tribunal dictamine acerca del primer despido, considerándolo procedente, improcedente o nulo. 

Podría decirse que el despido cautelar funciona como una respuesta inmediata, surgiendo una segunda causa de extinción del contrato, y diferente que la primera.

 

Requisitos y consecuencias del despido ad cautelam

Para que el despido cautelar pueda articularse debe existir un despido previo y va a depender de que el primero no sea firme, de hecho, el desenlace del primer despido va a condicionar claramente el destino del despido cautelar.

El nuevo despido debe responder a incumplimientos diferentes a los del primer despido y responde a la finalidad de evitar que esos incumplimientos no prescriban.

Si el primer despido es declarado nulo, con la consiguiente readmisión del trabajador, es en ese momento cuando el segundo despido entra en juego.

De ser procedente la primera decisión extintiva, el despido ad cautelam pierde su validez, pues el contrato queda extinguido. 

 

¿Puede defenderse que el despido ad cautelam vulnera tu garantía de indemnidad?

Es una opción que es habitual ver en los juzgados de lo social y en otro post de nuestro blog puedes encontrar la repuesta a esta cuestión y otros aspectos de esta especie de “despido dentro del despido”, cuando hablábamos si una empresa podía despedirte dos veces.

 

*Si necesitas un abogado laboralista en Madrid para resolver estas u otras dudas, contacta conmigo y estudiaré tu situación para ofrecerte la mejor solución legal a aplicar.

Deja un comentario

      He leido el Aviso legal y acepto la Política de privacidad *

Sus datos personales serán tratados por SANTIAGO SATUÉ GONZÁLEZ como responsable de la web www.santiagosatue.com La finalidad es gestionar el alta a esta suscripción. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos enviando un email a santiagosatue@icam.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es) Puedes consultar la información adicional y detallada en nuestro aviso legal y política de privacidad

Usamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio y para obtener datos estadísticos. Más información en nuestra Política de Cookies   
Privacidad