La especialización es la clave del éxito

Especializado exclusivamente en Derecho Laboral para empresas y trabajadores

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

Diferencias entre excedencia voluntaria y excedencia forzosa

La excedencia laboral es la decisión del trabajador de cesar temporalmente su relación con una empresa por motivos de diversa índole. Durante este periodo de tiempo, el contrato se suspende, cesando la obligación de trabajar para el trabajador y la obligación de retribuir para el empresario. Si no lo impide su convenio colectivo, el trabajador se dedicará a realizar otras tareas o incluso trabajar en otra empresa.

Sin embargo, hay que diferenciar entre excedencia voluntaria y forzosa.

 

¿Qué es una excedencia voluntaria?

La excedencia voluntaria está regulada en el artículo 46.2 del Estatuto de los Trabajadores, el cual señala que el trabajador con al menos una antigüedad en la empresa de un año tiene derecho a que se le reconozca la posibilidad de situarse en excedencia voluntaria por un plazo no menor a cuatro meses y no mayor a cinco años. Este derecho solo podrá ser ejercitado otra vez por el mismo trabajador si han transcurrido cuatro años desde el final de la anterior excedencia voluntaria.

En cuanto al tiempo de antelación con la que debes pedir la excedencia y cuando la reincorporación a la empresa, debes consultar el convenio colectivo, ya que en función del mismo puede variar.

El tiempo que dure la excedencia no computa para la antigüedad en el trabajo.

Si se cumplen los requisitos, la empresa debe aceptar la petición del trabajador.

En este caso no existe reserva del puesto de trabajo, pero el empleado tiene derecho a la reincorporación preferente en el mismo puesto o en uno de los grupos profesionales similar, si existe una vacante. Es decir, solamente se conserva un derecho de reincorporación preferente.

 

¿Qué es una excedencia forzosa?

La excedencia forzosa es aquella que el trabajador solicita para que se suspenda su empleo durante un periodo de tiempo, reservándose el derecho a volver a su puesto de trabajo. Por tanto, a diferencia de la excedencia voluntaria, existe reserva de puesto de trabajo.

La excedencia forzosa se puede solicitar en estos casos en concreto:

  1. Cargo público representativo que imposibilite la asistencia al trabajo. El apartado 3.d), del artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores regula el derecho que tiene el trabajador “por el tiempo indispensable para el cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público y personal, comprendido el ejercicio de sufragio activo”. En estos casos no existe lógicamente prestación de servicios ni remuneración. Tampoco hay obligación de cotizar, por lo que se dará de baja al trabajador en la Seguridad Social.
  2. Funciones sindicales de ámbito provincial o superior mientras dure el ejercicio de su cargo representativo. En estos casos, el trabajador tampoco tendrá derecho a salario y deberá presentar la reincorporación al puesto de trabajo en el plazo de un mes desde el cese en su cargo.

 

Si necesitas pedir una excedencia y tienes dudas al respecto, te recomiendo pedir asesoramiento:

Santiago Satué

Abogado laboralista en Madrid

Deja un comentario

      He leido el Aviso legal y acepto la Política de privacidad *

Sus datos personales serán tratados por SANTIAGO SATUÉ GONZÁLEZ como responsable de la web www.santiagosatue.com La finalidad es gestionar el alta a esta suscripción. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos enviando un email a santiagosatue@icam.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es) Puedes consultar la información adicional y detallada en nuestro aviso legal y política de privacidad

Usamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio y para obtener datos estadísticos. Más información en nuestra Política de Cookies   
Privacidad