La especialización es la clave del éxito

Especializado exclusivamente en Derecho Laboral para empresas y trabajadores

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

Despido disciplinario injustificado

El despido disciplinario se produce cuando se le imputan al trabajador las conductas previstas en el estatuto de los trabajadores o en los convenios colectivos del sector.

Las más comunes son las establecidas en el articulo 54.2 del Estatuto de los Trabajadores:

  1. Las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo.
  2. La indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  3. Las ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos.
  4. La transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo.
  5. La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.
  6. La embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo.
  7. El acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa.

El despido deberá ser notificado por escrito al trabajador, haciendo figurar los hechos en que se basa y su fecha de efectos.

Con la comunicación escrita se consigue: 

  1. Garantizar la defensa del trabajador.
  2. Establecer el objeto de lo que se va a discutir en el Juzgado, ya que no se pueden defender hechos no recogidos en la carta de despido.
  3. Es necesaria una carta con suficientes detalles que permitan al trabajador defenderse, para evitar su indefensión.

Por convenio colectivo podrán establecerse otras exigencias formales para el despido. Si el despido no cumple estos requisitos de forma, se considerará improcedente o injustificado.

El despido será calificado como procedente, en función de si se acreditan o no las causas del despido, o será nulo si se vulneran derechos fundamentales o en los supuestos en que así lo establece la ley expresamente.

El plazo para reclamar en vía judicial contra un despido es de 20 días hábiles.

Si crees que tu despido es injustificado, lo mejor es que te pongas en contacto con unos abogados laborales especialistas en despidos injustificados. Desde Santiago Satué podemos ayudarte con tu caso.

Deja un comentario

      He leido el Aviso legal y acepto la Política de privacidad *

Sus datos personales serán tratados por SANTIAGO SATUÉ GONZÁLEZ como responsable de la web www.santiagosatue.com La finalidad es gestionar el alta a esta suscripción. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos enviando un email a santiagosatue@icam.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es) Puedes consultar la información adicional y detallada en nuestro aviso legal y política de privacidad

Usamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio y para obtener datos estadísticos. Más información en nuestra Política de Cookies   
Privacidad