Permiso de matrimonio y baja por Incapacidad Temporal - Abogado laboralista Madrid - Despido improcedente

Hoy analizamos un supuesto curioso, al menos en mi opinión, y es si se tiene derecho al permiso de matrimonio cuando el contrato está vigente, pero suspendido por estar el trabajador de baja por incapacidad temporal.

La Sentencia que hoy comentamos ha sido dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares, en fecha 27 de junio de 2019.

El supuesto de hecho

El trabajador el  5 de mayo de 2014  tuvo un accidente de tráfico y causa baja por Incapacidad Temporal hasta el 14.04.2016, y posteriormente contrae matrimonio el 31.5.2014.

El trabajador, como es lógico, no puede disfrutar de dicho permiso tras el matrimonio y se plantea su disfrute tras el alta médica.

Plantea una primera demanda que pierde en el juzgado de lo social, y posteriormente recurre, dándose lugar a la sentencia que comentamos.

La sentencia

El motivo de desestimación de la demanda, contenido en la sentencia del Juzgado de lo Social, es que el artículo 28 del Convenio colectivo aplicable, que dispone que por matrimonio corresponde de permiso el periodo de 15 días naturales, no prevé nada relativo a la situación que nos ocupa.

Se discute la aplicación del artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores, que establece:

“1. El periodo de vacaciones anuales retribuidas, no sustituible por compensación económica, será el pactado en convenio colectivo o contrato individual. En ningún caso la duración será inferior a treinta días naturales.

2. El periodo o periodos de su disfrute se fijará de común acuerdo entre el empresario y el trabajador, de conformidad con lo establecido en su caso en los convenios colectivos sobre planificación anual de las vacaciones.

En caso de desacuerdo entre las partes, la jurisdicción social fijará la fecha que para el disfrute corresponda y su decisión será irrecurrible. El procedimiento será sumario y preferente.

3. El calendario de vacaciones se fijará en cada empresa. El trabajador conocerá las fechas que le correspondan dos meses antes, al menos, del comienzo del disfrute.

Cuando el periodo de vacaciones fijado en el calendario de vacaciones de la empresa al que se refiere el párrafo anterior coincida en el tiempo con una incapacidad temporal derivada del embarazo, el parto o la lactancia natural o con el periodo de suspensión del contrato de trabajo previsto en los apartados 4, 5 y 7 del artículo 48, se tendrá derecho a disfrutar las vacaciones en fecha distinta a la de la incapacidad temporal o a la del disfrute del permiso que por aplicación de dicho precepto le correspondiera, al finalizar el periodo de suspensión, aunque haya terminado el año natural a que correspondan.

En el supuesto de que el periodo de vacaciones coincida con una incapacidad temporal por contingencias distintas a las señaladas en el párrafo anterior que imposibilite al trabajador disfrutarlas, total o parcialmente, durante el año natural a que corresponden, el trabajador podrá hacerlo una vez finalice su incapacidad y siempre que no hayan transcurrido más de dieciocho meses a partir del final del año en que se hayan originado”.

Se concluye en la sentencia que lo previsto en relación a las vacaciones es un supuesto distinto, pues es regulado estatutariamente que en caso de no poder disfrutar las vacaciones por un periodo de incapacidad temporal, el trabajador podrá hacerlo una vez finalizada la incapacidad temporal, pero no extiende esta previsión legal respecto a la licencia de matrimonio, con las que guarda diferencias.

El recurso cita la sentencia del Tribunal Supremo de 13 febrero 2018 que razona que los permisos son concedidos para disfrutarlos en días laborales, pues en días festivos no es preciso su petición por cuanto no existe trabajo, por lo que conforme a estas evidencias lo que establece la sentencia es que el día inicial del disfrute «no puede ser un día feriado sino el primer día laborable que le siga a aquel en que en que se produjo el hecho que da derecho al permiso» pues podría derivar en privar de días de permiso cuando coincida «con varios días de días feriados seguidos».

El razonamiento de la Sentencia es claro:

“El recurso no debe ser estimado. En primer lugar deben señalarse las sucintas circunstancias contenidas a efectos de resolución del específico caso planteado. Únicamente consta que el 5 mayo 2014 el demandante tuvo un accidente de tráfico y que el proceso de incapacidad temporal discurrido hasta 14 abril 2016, aproximadamente con una duración de cerca de dos anualidades. Terminado este extenso periodo de incapacidad temporal, el demandante reclamó el permiso por matrimonio que había sido contraído el 31 mayo 2014; por lo tanto, esperando la solicitud ahora presentada a la finalización de la incapacidad temporal cerca de dos anualidades posteriormente, una vez reincorporado a su puesto de trabajo. Trata de trasladar, en suma, el hecho causante que es el matrimonio a la fecha de su propia solicitud de la licencia por matrimonio, que fue presentada con posterioridad al 15 abril 2016. Además, como defiende la parte recurrida, no ha sido planteada ninguna circunstancia fáctica añadida y que pudiera justificar en el caso individual el traslado de la fecha del hecho causante del permiso por matrimonio a una fecha distinta, ni tampoco ninguna negativa previa de la empresa demandada. (…) Y en este sentido, es ajustada a derecho la resolución judicial recurrida en cuanto que la regulación estatutaria contenida en el artículo 37 no prevé como protegible de forma predeterminada la situación sucedida, y el artículo 38 del mismo texto legal atañe al permiso por matrimonio por lo que concierne a una regulación específica respecto del periodo de vacaciones cuando es iniciada una situación de incapacidad temporal. Ni tampoco el Convenio Colectivo prevé esta posibilidad, por lo que no estableciéndose una mejora convencional, no siendo equiparables el permiso por matrimonio y las vacaciones anuales, no resulta procedente su reconocimiento. La defensa del demandante principalmente alega la sentencia del Tribunal Supremo de 13 febrero 2018. Sin embargo, esta sentencia si bien es cierto que viene relacionada con los permisos retribuidos, su concreta consecuencia es que el disfrute tendrá lugar en el primer día laborable cuando el permiso a iniciar y el hecho causante -nacimientos, fallecimientos…- caen en un festivo por cuanto es en el primer día laborable en el que el trabajador podrá ausentarse. Y no es el caso analizado por cuanto no es discutido el inicio del día de permiso en un día festivo sino que lo pretendido es el inicio del permiso al finalizar un periodo aproximadamente dos años de incapacidad temporal. Por tanto, la referencia genérica al primer día laborable que realizada la sentencia analizada no encaja en la situación del demandante (…)

La regulación estatutaria establece únicamente una duración del permiso, pero a su vez -por  su razón de ser- conlleva al mismo tiempo la fijación el día de inicio. A salvo una mejora convencional que no está prevista, o en su caso una debida justificación (…)

La carencia de actividad profesional por otros motivos -en este caso por incapacidad temporal- explica que permanezca el derecho a la retribución pero no que sea trasladado un motivo concurrente de ausencia al trabajo para cuando desaparezca la razón concurrente, en este caso de incapacidad temporal.”.

Conclusión

En resumidas cuentas, la sentencia deja claro que no existe el derecho a disfrutar el permiso por matrimonio, si este se contrae cuando el trabajador está de baja médica, y teniendo en cuenta que el convenio colectivo, además, nada dice al respecto, por lo que no puede equiparase a la situación de concurrencia de vacaciones e incapacidad temporal.

En nuestro despacho contamos con amplia experiencia en derecho laboral; si necesitas ayuda de un abogado laboralista en Madrid, ya seas empresa o trabajador, en temas de despido, excedencias, reclamaciones de cantidad, Seguridad Social etc., contacta conmigo y estudiaré tu situación para ofrecerte la mejor solución legal a aplicar.

(Foto de nihan güzel daştan obtenida en Pixabay)

En este blog se ofrece una visión general y orientativa de los asuntos que son tratados, no constituyendo la misma asesoramiento jurídico. Declinamos cualquier responsabilidad sobre decisiones que puedan adoptarse basadas exclusivamente en su contenido. Para realizar un estudio de su asunto, póngase en contacto con nosotros a través del formulario de contacto.

Comentar

He leído y acepto la Política de privacidad

Sus datos personales serán tratados por SANTIAGO SATUÉ GONZÁLEZ (SANTIAGO S. G.) como responsable de la web www.santiagosatue.com

La finalidad es gestionar tu petición o consulta y recibir envíos comerciales si nos das tu consentimiento. Legitimación: Consentimiento del interesado. Tus datos no serán cedidos a terceros.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Host-Fusion.com como proveedor del servidor de alojamiento web, servicios ubicados en España.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos enviando un email a santiagosatue@icam.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, la Agencia Española de Protección de Datos. Puedes consultar la información adicional y detallada en nuestro aviso legal y Política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.