La especialización es la clave del éxito

Especializado exclusivamente en Derecho Laboral para empresas y trabajadores

abogados expertos en acoso laboral
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

Acoso laboral: ¿qué hacer?

El mobbing o acoso laboral hace referencia a todas aquellas acciones que están dirigidas a intimidar o degradar a un trabajador para empeorar su situación en la empresa y, usualmente,  darle un pequeño empujón a que abandone la misma.

Podemos identificar varios tipos de acosos, ya sea a través de insultos, amenazas, humillaciones, aislar al trabajador, difundir falsos rumores sobre el mismo, etc.

Por norma general, suele tratarse de un tipo de agresión verbal y psicológica.

Puede haber un acoso laboral discriminatorio, que se vincule a cuestiones étnicas, raciales, religiosas etc., o bien un acoso laboral simple, sin vinculación a estas circunstancias.

Se necesita una intención de causar un daño conforme a la jurisprudencia mayoritaria.

Aunque, como hemos mencionado arriba, el acoso suele tener la finalidad de forzar a que el trabajador abandone la empresa, a veces su finalidad es conseguir que el empleado acepte algunas condiciones. También pueden darse casos en los que el objetivo es simplemente humillar a la víctima.

 

Ejemplos de acoso laboral

Como venimos adelantando, algunos de los tipos de mobbing más habituales son los siguientes:

  • Dirigirse a un trabajador mediante gritos, insultos, amenazas y en continuo tono despectivo;
  • Presionar a un empleado de forma sistemática, sobrecargándolo de trabajo o obligándole a entregarlo en plazos imposibles de cumplir;
  • Asignar tareas de escaso valor a un trabajador o dejarle sin nada que hacer, como excusa para alegar un bajo rendimiento;
  • Magnificar errores insignificantes, tomando medidas desproporcionadas ante cualquier tipo de fallo;
  • Aislar al trabajador del resto de compañeros;
  • Difundir calumnias con el objeto de menoscabar la reputación personal o profesional de la víctima;
  • Hacer continuas bromas de mal gusto y comportarse de forma irrespetuosa;
  • Atacar su vida privada, su modo de pensar o convicciones personales.

 

El trabajador afectado puede interponer diferentes demandas, por ejemplo:

  • Demanda de tutela de derechos fundamentales: por la posible vulneración de dichos derechos que se haya producido.
  • Demanda de extinción de la relación laboral: Al optar por este tipo de demanda se quiere conseguir que el juez determine el derecho del trabajador a extinguir su contrato de trabajo con el percibo de una indemnización de 45/33 días de salario por año de servicio.
  • Demanda para reclamar daños y perjuicios: procede cuando ha cesado la conducta.

 

Desde nuestro despacho de abogados para Derecho Laboral en Madrid podemos asesorarte y ayudarte a presentar las demandas más adecuadas según el caso.

Deja un comentario

      He leido el Aviso legal y acepto la Política de privacidad *

Sus datos personales serán tratados por SANTIAGO SATUÉ GONZÁLEZ como responsable de la web www.santiagosatue.com La finalidad es gestionar el alta a esta suscripción. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos enviando un email a santiagosatue@icam.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es) Puedes consultar la información adicional y detallada en nuestro aviso legal y política de privacidad

Usamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio y para obtener datos estadísticos. Más información en nuestra Política de Cookies   
Privacidad