Permisos del padre durante el embarazo | Abogado laboralista en Madrid

Una de las dudas que se plantean en nuestro despacho laboralista con cierta frecuencia, es la de los permisos a los que tienen derecho los trabajadores, ya sean retribuidos o no, para determinadas circunstancias.

Una de ellas es, si el padre, el trabajador, tiene derecho al permiso remunerado para asistir a la realización de los exámenes prenatales y a las clases de técnicas de preparación al parto tal y como tienen las madres trabajadoras.

¿Dónde se regula este permiso?

Se encuentra regulado en el artículo 37.3 f) del Estatuto de los Trabajadores, donde se dice:

El trabajador, previo aviso y justificación, podrá ausentarse del trabajo, con derecho a remuneración, por alguno de los motivos y por el tiempo siguiente:

f) Por el tiempo indispensable para la realización de exámenes prenatales y técnicas de preparación al parto (…)”.

¿Tiene derecho el padre a este permiso?

De la lectura de la norma, deducimos que es claro que el redactado habla de “el trabajador”, y este término nos puede hacer pensar que se incluiría tanto al trabajador como a la trabajadora, como titulares del derecho. Pero no terminamos de aclarar la cuestión si nos detenemos únicamente en lo que dice el Estatuto de los Trabajadores.

Pues bien, hemos de indagar un poco más para dar con la respuesta.

Y para ello hemos de tener en cuenta de donde viene la regulación de este permiso.

¿Cuál es el origen de este permiso?

El artículo 37.3 f) del Estatuto de los Trabajadores se introdujo por la Disposición adicional undécima de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, y la Exposición de Motivos de esta ley, señaló que por medio de dicha disposición se pretendían transponer al ordenamiento español -es decir, implementar en el derecho español normas comunitarias- la Directiva 89/391/CEE, y también otras varias, entre ellas la 92/85/CEE, relativa a la «Aplicación de medidas para promover la mejora de la seguridad y de la salud en el trabajo de la trabajadora embarazada, que haya dado a luz o en período de lactancia».

Por tanto, ya vemos que se habla de “trabajadora embarazada”, y ahí tenemos una primera pista para resolver nuestras dudas.

Es decir, el artículo 37.3 f) ET debe interpretarse en conexión con la normativa comunitaria de la que trae causa y origen, y la norma comunitaria se refiere, por tanto, a un permiso sin pérdida de remuneración para realizar los exámenes prenatales durante la jornada laboral, para las trabajadoras embarazadas, y ello también referido a la realización de técnicas de preparación al parto.

A ello, hemos de añadir, cuando citábamos la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que su artículo 26.5 señala que:

Las trabajadoras embarazadas tendrán derecho a ausentarse del trabajo, con derecho a remuneración, para la realización de exámenes prenatales y técnicas de preparación al parto, previo aviso al empresario y justificación de la necesidad de su realización dentro de la jornada de trabajo”.

Conclusión

Teniendo en cuenta los criterios analizados, desde un punto de vista de interpretación de la norma, tanto desde el punto de vista del derecho comunitario -origen último de la regulación del Estatuto-, como desde el punto de vista de interpretación de la propia Ley de Prevención de Riesgos Laborales, hemos de concluir que el permiso retribuido para la realización de exámenes prenatales y técnicas de preparación al parto, es un derecho, cuyo titular es única y exclusivamente la mujer embarazada.

En este sentido, se han pronunciado diversos Tribunales, entre ellos el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, en Sentencia de 23/04/2007, que manifiesta claramente que, denegar este derecho al padre, no supone la existencia de discriminación o trato desigual vulnerador del artículo 14 CE, dado que en absoluto resultan equiparables la situación del trabajador cónyuge de una mujer embarazada y la de una trabajadora embarazada.

Y teniendo en cuenta que, en el caso de la Sentencia citada, el Convenio Colectivo aplicable reconocía el derecho al permiso, pero haciendo referencia al “trabajador” genéricamente, y remitiéndose a la regulación del Estatuto de los Trabajadores.

Espero haber aclarado las dudas al respecto y si necesita un abogado laboralista en Madrid para resolver estas u otras dudas, contacte conmigo y estudiaré su situación para ofrecerle la mejor solución legal a aplicar.

(Foto de TawnyNina obtenida en Pixabay)

En este blog se ofrece una visión general y orientativa de los asuntos que son tratados, no constituyendo la misma asesoramiento jurídico. Declinamos cualquier responsabilidad sobre decisiones que puedan adoptarse basadas exclusivamente en su contenido. Para realizar un estudio de su asunto, póngase en contacto con nosotros a través del formulario de contacto.

    Comentar

    He leído y acepto la Política de privacidad