¿Qué es el FOGASA? | Abogado Laboralista Madrid

Seguramente todos tenemos un conocido o conocida que alguna vez ha tenido que recurrir a cobrar del “Fondo” o del FOGASA, pero exactamente ¿sabemos qué es? ¿cómo funciona?, ¿a quién cubre?, ¿cuánto paga?.

Vamos a ver si en estas breves líneas presentamos a uno de los organismos a los que nadie desea acudir, pero que, desgraciadamente, y más en tiempos de crisis, a más de un trabajador han sacado del apuro.

El FOGASA es el Fondo de Garantía Salarial, que es ni más ni menos un organismo autónomo administrativo adscrito al MESS, Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

¿Para qué sirve?

En concreto, abona a los trabajadores por cuenta ajena, tras el correspondiente expediente administrativo, los salarios e indemnizaciones pendientes de pago, después de que la empresa haya sido declarada insolvente o en concurso.

También puede asumir todo o parte de la indemnización en caso de extinciones por fuerza mayor.

El FOGASA se financia mediante cotizaciones sociales mensuales.

¿Quién tiene derecho a percibir prestaciones del FOGASA?

Tienen derecho a percibir prestaciones los trabajadores por cuenta ajena, sujetos a una relación laboral ordinaria, y también trabajadores sujetos a relaciones laborales especiales como: personal de alta dirección, deportistas profesionales, representantes de comercio, artistas en espectáculos públicos, personas con discapacidad en centros especiales de empleo y estibadores portuarios.

Es importante señalar que el trabajador tiene derecho a las prestaciones, incluso en los supuestos más sangrantes, es decir, aquellos en que la empresa ni siquiera haya dado de alta al trabajador o no haya cotizado por él, siendo suficiente con que se acredite la realidad de los servicios prestados.

¿Qué colectivos están excluidos de su acción protectora?

  • Trabajadores al servicio del hogar familiar.
  • Trabajadores autónomos, aunque sean autónomos dependientes.
  • Socios/as trabajadores/as de las cooperativas de trabajo asociado, ni de las cooperativas de explotación comunitaria de la tierra.
  • Consejeros y Administradores de las sociedades de capital, aun estando asimilados a cuenta ajena y con contrato de trabajo.
  • Consejeros y Administradores de las sociedades laborales, con la excepción de las sociedades a que se refiere el artículo 136.2, apartados c y e, del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social.
  • Prácticos de puerto, asimilados a cuenta ajena, del Régimen especial de trabajadores del mar.
  • Armadores, asimilados a cuenta ajena, del Régimen especial de trabajadores del mar.
  • Personal de investigación en formación, mediante beca.
  • Clero diocesano, israelitas, ortodoxos, testigos de Jehová, imanes y evangélicos.

¿Qué garantiza el FOGASA?

Lo que garantiza el FOGASA son los salarios e indemnizaciones.

1. Las condiciones con las que abona los salarios son sí:

a. El impago se debe a insolvencia o concurso del empresario.

b. El importe del salario ha sido reconocido en acto de conciliación, previo o judicial o resolución judicial, por todos los conceptos salariales, así como por salarios de tramitación.

Para el pago de salarios hay un doble límite, el importe no puede exceder de 120 días de salarios y que el salario del trabajador no sea superior al doble del salario mínimo interprofesional, incluyendo la parte proporcional de las pagas extras.

El FOGASA abona los salarios de tramitación pendientes de pago, reconocidos en resolución o conciliación judicial, salvo que entre la demanda y la notificación de la sentencia hayan transcurrido más de 90 días hábiles, asumiendo este exceso el Estado.

Para los salarios de tramitación, no es título suficiente la conciliación ante el SMAC.

2. Como decíamos, por otro lado, abona las indemnizaciones, de manera subsidiaria tras la declaración de insolvencia o concurso, o puede que también directamente en caso de extinciones debidas a fuerza mayor.

El caso típico es el de responsabilidad subsidiaria, donde se abonan cantidades reconocidas en sentencia, auto, acto de conciliación judicial o resolución administrativa por la extinción del contrato por alguna de estas causas:

  • Despido nulo o improcedente, siempre que haya una conciliación o resolución judicial que condene al empresario al abono de la indemnización. Importante tener en cuenta a este respecto que, por ejemplo, en casos de despido individual, el acta de conciliación ante el SMAC no es título válido para que el FOGASA abone la indemnización correspondiente.
  • Extinción por voluntad del trabajador derivada de la modificación sustancial de condiciones del contrato en perjuicio de su formación profesional o menoscabo de su dignidad, el impago de salarios o los retrasos continuados en su abono, así como cualquier otro incumplimiento contractual grave y culpable del empresario.
  • Despido colectivo por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, a través de expediente de regulación de empleo.
  • Despido objetivo por ineptitud sobrevenida o conocida con posterioridad al contrato, por falta de adaptación a las modificaciones técnicas, por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, faltas de asistencia, insuficiencia de consignación presupuestaria.
  • Extinción colectiva del juez concursal
  • Extinción de contratos temporales o de duración determinada, cuando corresponda indemnización conforme a la ley.

La cantidad máxima a abonar es una anualidad, sin que el salario diario, base del cálculo, pueda exceder del doble del Salario Mínimo Interprofesional, con inclusión de la parte proporcional de pagas extraordinarias. No obstante, cuando la extinción del contrato y la declaración de insolvencia o el auto de declaración del concurso sean anteriores al 15-7-2012, ese límite será del triple del salario mínimo interprofesional, con inclusión de la parte proporcional de pagas extraordinarias.

Estas son algunas ideas básicas para entender que es el “famoso” FOGASA, al que os deseamos sinceramente que no tengáis nunca que acudir, pero si os veis forzados a ello o tenéis más dudas estamos a vuestra disposición en nuestro despacho especializado en Derecho Laboral.

(Foto de kalhh obtenida en Pixabay)

En este blog se ofrece una visión general y orientativa de los asuntos que son tratados, no constituyendo la misma asesoramiento jurídico. Declinamos cualquier responsabilidad sobre decisiones que puedan adoptarse basadas exclusivamente en su contenido. Para realizar un estudio de su asunto, póngase en contacto con nosotros a través del formulario de contacto.

    Comentar

    He leído y acepto la Política de privacidad

    Sus datos personales serán tratados por SANTIAGO SATUÉ GONZÁLEZ (SANTIAGO S. G.) como responsable de la web www.santiagosatue.com

    La finalidad es gestionar tu petición o consulta y recibir envíos comerciales si nos das tu consentimiento. Legitimación: Consentimiento del interesado. Tus datos no serán cedidos a terceros.

    Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Host-Fusion.com como proveedor del servidor de alojamiento web, servicios ubicados en España.

    Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos enviando un email a santiagosatue@icam.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, la Agencia Española de Protección de Datos. Puedes consultar la información adicional y detallada en nuestro aviso legal y Política de privacidad

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.