¿Soy un falso autónomo? | Abogado Laboralista Madrid

En estas últimas semanas han salido a la luz multitud de noticias acerca de trabajadores que prestan sus servicios bajo condiciones que están encubriendo una relación laboral, bajo la suscripción formal de contratos no laborales.

Normalmente, el “colaborador”, eufemismo con el que se denomina al trabajador, suscribe un contrato no laboral (por ejemplo, de arrendamiento de servicios) y se da de alta como autónomo en la Seguridad Social, facturando a la empresa en lugar de recibir su salario mediante una nómina.

Aquí no hablamos de los TRADE (trabajadores autónomos dependientes) que se regulan por el Estatuto del Trabajo Autónomo, sino a trabajadores formalmente autónomos y que en realidad son empleados laborales ordinarios.

Para ello debemos tener claro cuáles son las notas que configuran la relación laboral.

Básicamente, son las de dependencia y ajenidad, pues damos por supuesta la existencia de voluntariedad en la prestación y la retribución.

Dependencia

Respecto a la dependencia, lo normal es prestar los servicios en el centro de trabajo del empresario, siendo fundamental estar sometido al horario fijado por la empresa, siguiendo las instrucciones del empresario. Es decir, se es trabajador por cuenta ajena, y sometido al derecho laboral, si se está dentro del ámbito de dirección y de organización del empleador.

Según el Tribunal Supremo, es el elemento vertebral más decisivo en la relación laboral.

Son factores que constituyen la relación de dependencia, por ejemplo:

  • estar encuadrado en el esquema jerárquico de la empresa, debiendo cumplir el trabajador las órdenes que se le dan,
  • estar subordinado a un superior jerárquico,
  • estar sometido a horario,
  • estar sometido a régimen disciplinario,
  • estar bajo un control de tiempos y rendimiento,
  • la realización de informes periódicos sobre cómo se desempeña el trabajo,
  • la asistencia regular al centro de trabajo etc.

Ajenidad

En cuanto a la ajenidad, se divide el concepto entre la ajenidad en los frutos del trabajo y en los riesgos.

Por ajenidad en los frutos del trabajo se entiende que los resultados del trabajo, los frutos del mismo, pertenecen al empresario, no al trabajador, cuando la relación es laboral, algo que no se da en un autónomo real.

Por ajenidad en los riesgos, se entiende que quien asume los riesgos de la actividad es el empresario, no el trabajador, cuando la relación es laboral; es decir, el coste del trabajo debe ser del empresario, el resultado del trabajo se incorpora al patrimonio del empresario y por ello, sobre el empresario recae el resultado favorable o adverso de la actividad económica. Si se trabaja de este modo, la relación sería laboral.

Por ello no es laboral aquella actividad en la que tanto las ganancias como las pérdidas recaen sobre el trabajador.

Otras consideraciones a tener en cuenta

Existen otras notas a tener en cuenta, como son la consideración del carácter de las retribuciones. Es muy significativo que los ingresos del trabajador, en una relación laboral, sean similares cada mes, no derivados del beneficio que pueda obtener un autónomo, que por regla general son irregulares, lo que es indicativo de que no se asume el riesgo empresarial por parte del falso autónomo, que es lo normal cuando se es un trabajador por cuenta propia en sentido estricto.

Por otro lado, el hecho de que el trabajador preste servicios de manera exclusiva o no para el empresario, no es una nota necesaria para saber si estamos ante una relación laboral o no. Es decir, que el falso autónomo preste servicios para más de una empresa, no significa que, si se dan las notas antes señaladas, no sea realmente un trabajador bajo régimen laboral.

Además, existen sentencias que se han pronunciado, analizando otros elementos, que pueden ayudar a saber en qué situación nos encontramos, en el sentido de que el alta en el RETA, régimen de trabajadores autónomos, por si misma, no es un elemento que suponga que no hay relación laboral.

En resumen

Por tanto, si estás sometido al horario que marca el empresario, estás encuadrado en el esquema jerárquico del empresario, acudes regularmente al centro de trabajo, te controlan tiempos y rendimiento, tienes un superior jerárquico que te da órdenes y te pide informes de rendimiento, cobras todos los meses de forma similar, el beneficio de tu trabajo se incorpora al patrimonio del empresario, el riesgo de la actividad empresarial lo asume la empresa y no tú, etc., etc. tienes muchas papeletas para ser un “falso autónomo”, tan de moda estos días, por mucho que hayas firmado un contrato no laboral, o estés dado de alta en el RETA.

No olvides que, como siempre, ante cualquier duda sobre materia relativa al Derecho Laboral, puedes ponerte en contacto con nosotros.

(Foto de Pexels obtenida en Pixabayl)

En este blog se ofrece una visión general y orientativa de los asuntos que son tratados, no constituyendo la misma asesoramiento jurídico. Declinamos cualquier responsabilidad sobre decisiones que puedan adoptarse basadas exclusivamente en su contenido. Para realizar un estudio de su asunto, póngase en contacto con nosotros a través del formulario de contacto.

    Comentar

    He leído y acepto la Política de privacidad

    Sus datos personales serán tratados por SANTIAGO SATUÉ GONZÁLEZ (SANTIAGO S. G.) como responsable de la web www.santiagosatue.com

    La finalidad es gestionar tu petición o consulta y recibir envíos comerciales si nos das tu consentimiento. Legitimación: Consentimiento del interesado. Tus datos no serán cedidos a terceros.

    Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Host-Fusion.com como proveedor del servidor de alojamiento web, servicios ubicados en España.

    Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos enviando un email a santiagosatue@icam.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, la Agencia Española de Protección de Datos. Puedes consultar la información adicional y detallada en nuestro aviso legal y Política de privacidad

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.