¿Tengo derecho a un permiso laboral por la muerte o cuidado de mi animal de compañía? - Santiago Satue - Abogado Laboralista Madrid

No todo van a ser despidos y consecuencias de la Covid-19 en las relaciones laborales, y por ello, hoy traemos un tema diferente al blog. Como “escuchante” del famoso programa de Onda Cero, “Cómo el perro y el gato”, hoy comentamos un tema que me planteé, a raíz de una emisión de este mes de agosto pasado, sobre una cuestión singular, y es la de la posible existencia de un permiso laboral por fallecimiento de un animal de compañía o por necesidad de cuidado del mismo ante una enfermedad grave del compañero de existencia.

No conozco norma laboral en nuestro país que contemple semejante supuesto, el de un permiso retribuido por muerte de un animal de compañía, en base a la superación del menoscabo psicológico producido por la misma en el dueño del animal.

Sobre esta cuestión, conozco la aportación del profesor de Derecho del Trabajo de la Universidad de Valencia, Adrián Todolí, a quien sigo y leo, cuya lectura recomiendo, y que puedes encontrar aquí:

Como dice textualmente el profesor Todolí “(…) viendo que cada vez es más común que las personas decidan compartir su vida con un animal de compañía y el duelo sufrido puede ser igual o superior que el que pueda sufrir otra persona por el fallecimiento de un ser querido (…)”, quizá, en mi opinión, haya que contemplarse esta posibilidad, de difícil encaje a la luz de nuestra normativa y jurisprudencia actual.

Comparto con el profesor, que el establecimiento de este permiso laboral retribuido debería venir contemplado como un pacto entre empresa y trabajadores, por el cauce de una norma convencional, por ejemplo, un convenio colectivo de empresa.

La tradicional consideración como “cosa” de un animal de compañía, no ayuda en absoluto, jurídicamente hablando, para considerar que “el duelo sufrido puede ser igual o superior que el que pueda sufrir otra persona por el fallecimiento de un ser querido”, duelo y ayuda a su superación, que podría ser la base de este permiso laboral.

Pero… y para cuidar al animal en situación de grave enfermedad, ¿existe un permiso laboral retribuido?

La falta de reformas aprobadas en esta materia, para cambiar la consideración de “cosa” del animal, tampoco ha permitido avanzar en este terreno, pese a los intentos que han existido. Por lo que conozco la reforma del Código Civil en esta materia, nunca llegó a aprobarse finalmente para cambiar el estatuto jurídico de los animales.

Desde el punto de vista del derecho civil, no obstante, ya existen desde hace años normas jurídicas que no consideran los animales como “cosas”.

El Código Civil catalán, en el ámbito del derecho foral, en su artículo 511-1.3º, especifica que “Los animales, que no se consideran cosas, están bajo la protección especial de las leyes. Solo se les aplican las reglas de los bienes en lo que permite su naturaleza”.

En este sentido incluso resoluciones judiciales como la de la Audiencia Provincial de Girona, de 30 de junio de 2011, señalan que: “los animales son bienes muebles corporales de naturaleza especial” y manifiesta también que: “cuando una persona compra un animal es claro que lo hace para satisfacer una necesidad espiritual como es la de tener un animal de compañía y satisfacer aquellas necesidades que le da el animal, siendo en la mayoría de veces de naturaleza mutua”.

En el ámbito del Derecho Comunitario, los animales tienen la consideración como seres sensibles, en base al artículo 13 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, es decir, no son meras “cosas”.

Desde el ámbito penal, el artículo 337 bis del Código Penal establece que:

«El que abandone a un animal […] en condiciones en que pueda peligrar su vida o integridad será castigado con una pena de multa de uno a seis meses».

Obviamente, este tipo penal, contempla el típico y triste supuesto del desalmado que abandona a un perro, por ejemplo, a riesgo de que muera.

Por tanto, no parece que pueda ser imputado un propietario de un animal de compañía, por dejarla enferma en casa e irse a trabajar, incluso si peligra la vida del animal, y en base a esa responsabilidad/obligación legal, fundamentar que estamos ante un deber personal inexcusable, tiene muy difícil encaje.

En este momento, la única opción legal que se me ocurre, desde el punto de vista laboral, pasa por pedir unos días de vacaciones, para pasar el duelo o cuidar al animal de compañía, o ya, desde el punto de vista de licencia sin sueldo, que esta situación encuentre acomodo en los días de asuntos propios, en aquellos convenios que los contemplen.

Por tanto, la respuesta acerca de la existencia de este permiso laboral ha de ser negativa, pero es una problemática que ya se ha planteado en países de nuestro entorno, por ejemplo, Italia, y que en un momento u otro se habrá de regular.

En nuestro despacho contamos con amplia experiencia en derecho laboral; si necesitas ayuda de un abogado laboralista en Madrid, ya seas empresa o trabajador, en temas de despido, excedencias, reclamaciones de cantidad, Seguridad Social etc., contacta conmigo y estudiaré tu situación para ofrecerte la mejor solución legal a aplicar.

(Foto de LUM3N obtenida en Pixabay.)

En este blog se ofrece una visión general y orientativa de los asuntos que son tratados, no constituyendo la misma asesoramiento jurídico. Declinamos cualquier responsabilidad sobre decisiones que puedan adoptarse basadas exclusivamente en su contenido. Para realizar un estudio de su asunto, póngase en contacto con nosotros a través del formulario de contacto.

Comentar

He leído y acepto la Política de privacidad

Sus datos personales serán tratados por SANTIAGO SATUÉ GONZÁLEZ (SANTIAGO S. G.) como responsable de la web www.santiagosatue.com

La finalidad es gestionar tu petición o consulta y recibir envíos comerciales si nos das tu consentimiento. Legitimación: Consentimiento del interesado. Tus datos no serán cedidos a terceros.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Host-Fusion.com como proveedor del servidor de alojamiento web, servicios ubicados en España.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos enviando un email a santiagosatue@icam.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, la Agencia Española de Protección de Datos. Puedes consultar la información adicional y detallada en nuestro aviso legal y Política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.